Artículo publicado en el diario El País el 2 de septiembre de 2008.

Más listos gracias a mamá 

La formación de las madres es el factor más decisivo para que los hijos se manejen bien con las matemáticas

EMILIO DE BENITO - Madrid - 02/09/2008 

La capacidad de un niño para sacar buenas notas en matemáticas no está vinculada, que se sepa, al cromosoma femenino X. Pero sí a lo que su madre pudo ayudarle. Al menos, según un estudio de la Universidad de Londres publicado ayer en la edición digital de la revista Science: la formación de la madre es el principal factor de éxito que los investigadores encontraron cuando analizaron los resultados de los exámenes hechos a 2.558 niños, representativos de los más de 500.000 alumnos de 7 a 10 años de los 15.000 colegios del Reino Unido.
Los investigadores querían demostrar que los niños que habían ido a preescolar obtenían mejores notas, pero la sorpresa fue que ese factor, aunque influía, no era el principal. De las nueve variables estudiadas, la más importante era la formación de las madres, que, por su lado, pesaba en los resultados el doble que la de los padres [ver gráfico].

Más listos gracias a mamá_Capacidad matemática

 También hubo una sorpresa en el extremo opuesto de la lista. El trabajo confirmaba algo sobre lo que se ha escrito hasta la saciedad: la supuesta superioridad de los niños sobre las niñas al afrontar las matemáticas. Pero este factor ocupa el último de la lista, por detrás incluso del peso al nacer.
El profesor de Didáctica de las Matemáticas de la Universidad de Extremadura Lorenzo Blanco afirma que estos resultados confirman la influencia de la preparación de los padres a la hora de que los niños se enfrenten a una asignatura que, tradicionalmente, es la que más quebraderos de cabeza les causa. "La formación de ambos es muy importante", indica Blanco.

 
"Respuesta positiva"
Y no lo es sólo porque unos progenitores más preparados pueden resolver con más facilidad las dudas que les planteen los hijos, aunque eso "les da la seguridad de que van a obtener una respuesta positiva". "Lo que importa, aunque no puedan solucionar todas las dudas, o no den la respuesta exacta, es que muestren un interés; así se constituyen en un referente".
La diferencia entre la influencia de la madre y la del padre la atribuye Blanco al distinto papel que cada uno ocupa en la casa, donde lo habitual es que sea ella quien esté más pendiente de la educación de los hijos.
La psicóloga clínica Beatriz Azagra cree que hay otro factor: "La aptitud numérica está vinculada a la inteligencia verbal, y, hablando en general, ésta se transmite más por la vía materna". Sin embargo, Azagra afirma que "las pautas de crianza en Inglaterra son distintas a las de España. Aquí hay una mayor involucración de la familia, entendida en un sentido amplio (tíos, abuelos, primos)", por lo que es posible que un estudio similar no diera los mismos resultados, matiza Azagra.