Artículo publicado en la sección Sociedad del diario La Verdad el día 30 de noviembre de 2008.

 

Las matemáticas recomiendan no confiar en la lotería, ni siquiera en crisis

Las bolas de la suerteEs más probable que a alguien le caiga un rayo antes que le sonría la suerte en la Primitiva

SERGIO ANDREU - MADRID - 30/11/2008

Aquel que confíe en la lotería para salir de la crisis debería consultar antes un manual matemático sobre probabilidad. Es más fácil que te caiga un rayo, que el gordo del Euromillón. Sin embargo, el ser humano se decanta por la intuición, más que por los números, a la hora de tomar decisiones.
La posibilidad de morir por un rayo en España es de una entre diez millones, la de acertar las seis cifras de la «primitiva» es aún menor: una de cada catorce millones.
La lotería es un síntoma de cómo las personas se suelen dejar guiar por la ilusión y optan por estos juegos de azar como vía para hacerse ricas, llevadas por la falsa percepción de que lograr ser agraciados es más probable de lo que realmente es, explica en una entrevista a Efe Olga Julià de Ferran, profesora del Departamento de Probabilidad, Lógica y Estadística de la Universidad de Barcelona.
Para esta experta en bioestadística, los juegos de azar, a los que tan aficionados son los españoles, son «muy engañosos», ya que si uno calcula la posibilidad real que tiene de lograr un premio importante «se le pasan las ganas» de jugar, cuando en la vida cotidiana ocurren «casualidades» más normales de lo que parecen a ojos de un profano en matemáticas.
Muchas personas se sorprenden cuando se les explica que en un grupo de 30 individuos la probabilidad de que dos de ellos hayan nacido el mismo día del año es de un 71%, un porcentaje alto que creen casi increíble, aunque sin embargo, ven normal tener un boleto con una combinación de la Loto que difícilmente acertarán.
«Hay cosas que vemos 'raras', porque no conocemos casos, que son más probables de lo que creemos y, por el contrario, hay otras menos probables que pensamos que nos pueden pasar a nosotros», afirma esta profesora, quien recalca que si en España el Euromillón suele tocar a menudo es únicamente «porque en este país se juega más».