curiosidades4_01-mittag-leffler-webG. Mittag-Leffler

"Este reputado y atractivo matemático sueco tiene asociado su nombre a la desgraciada inexistencia del premio Nobel de Matemáticas. Todas las versiones (suecas y francesas) tienden a coincidir en un hecho: Alfred Nobel no quiso crear el premio para matemáticas ante la posibilidad de que Mittag-Leffler pudiera ganarlo. He aquí cómo un odio personal afecta a la posteridad científica. ¿En qué se fundó este odio? Las versiones son divergentes. Mientras la sueca lo deja en el ámbito de relaciones personales difíciles, la «versión francesa» afirma que el matemático sueco tuvo más éxito con cierta señorita que el propio Nobel, quien estaba realmente interesado en la señorita en cuestión (¿su secretaria?).


curiosidades4_02-mittag-leffler-web

Que no exista premio Nobel de Matemáticas por un problema de faldas es, cuanto menos, sorprendente.

Ahora bien, a pesar de que Nobel cerrara toda posibilidad a la existencia de un premio Nobel de Matemáticas, no se atrevió a negar que un matemático pudiera ganar un premio Nobel en otra materia. Y así ocurrió: José Echegaray fue tan ilustre matemático como dramaturgo, y en este último oficio alcanzó el Nobel.

Algunos estudios económicos esencialmente matemáticos, como los de Kennet Arrow, habían dado ya un premio Nobel de Economía en 1972. Fue un caso parecido el que permitió que el matemático Gerard Debreu ganara en 1983 su premio Nobel de Economía. Cualquier día un matemático puede ganar el premio Nobel de la Paz... ¿por qué no?"

Los matemáticos no son gente seria. Claudi Alsina y Miguel de Guzman